Periodistas


El camino a la paz by yuffiee
mayo 5, 2008, 8:18 pm
Filed under: El debate
 

Madrid, 5 de mayo de 2008

 

A mí se me ocurren sólo tres vías para acabar con el terrorismo de ETA, todas igual de legítimas. La primera, es aceptar los términos de la lucha en clave de guerra, y por tanto, la adopción por parte del Estado de un papel de contendiente activo en una guerra total, en igualdad de condiciones tácticas aunque con una ventaja clara por parte del soberanismo español. En este caso, la guerra se extendería por supuesto al bloqueo económico y político de todo el entorno de ETA (algo que el “Estado de Derecho” intenta de malas maneras), pero sin miramientos burocráticos. Pero sobretodo, la guerra implicaría la ley del Talión, violencia por violencia, muertos por muertos, etc. Está primera opción se ve casi descartada por el dilema moral que plantea, los derechos humanos que probablemente se violarían (España no es Israel y no tiene ciertos privilegios), con recuerdos oscuros de un pasado de represión social y la pusilanimidad general de la población para afrontar una guerra.

 

Una alternativa a la anterior, menos belicosa, es seguir los pasos de la senda actual, que se ha cobrado bastantes vidas y pocos avances, pero que puede resultar a largo plazo, quizás con  un sufrimiento acumulado equiparable al de una guerra. Esta opción consiste en una lucha dentro del denominado Estado de Derecho, sin preocuparse lo más mínimo por las reivindicaciones políticas y sociales del oponente, presionando al entorno de ETA, rozando la ilegalidad (como es obligar a condenar la violencia, un acto que aunque moral, concierne al terreno de la libertad de conciencia, algo inviolable) y desgastandola con una persecución judicial cuasi infinita, pues las condenas son lentas, tediosas y tan cortas que la reproducción de elementos subversivos se produce a un ritmo similar, sino mayor. Además, la presión, como la represión, crea un entorno social desfavorable que promueve el odio y el apoyo a la causa. Por tanto esta senda tiene la ventaja de andar con pies de plomo por la esfera legal, pero los inconvenientes de alargar la lucha, pues hace prender la llama de las ideas, al no encontrar el Estado su lugar como baluarte ideológico de la Nación, ya que ese lugar está hoy día reservado a los que ostentan el poder económico.

 

Por último, una tercera ruta sería algo parecido a lo  que ha intentado el gobierno de la VIII Legislatura de España con el llamado «proceso de paz», mediante la negociación con la banda y su entorno. Sin embargo, esta opción ya ha sido probada varías veces por casi todos los gobierno de la democracia española, ya que la organización terrorista ha anunciado hasta hoy al menos en diez ocasiones el cese de sus acciones violentas de forma total o parcialmente, con acercamientos muy próximos en las conversaciones de Árgel (1989) o en 1998, después la Declaración de Lizarra, ETA anunció, primera vez que anunció un cese de la violencia total, “unilateral” e “indefinido”, tras lo cual el Gobierno de Aznar dialogo en Suiza. Negociar es para muchos rendirse. Aunque  no es así, aunque si implica ceder. El Estado debe poner en una balanza el valor de la paz y el de lo que cede para evaluar si merece la pena un movimiento en tal sentido. Sin embargo, las negociaciones últimas no tuvieron éxito por dos simples razones: ni ETA ni su entorno, así cómo el Estado y la sociedad española tenían claro que querían, no había unidad en las reivindicaciones ni los objetivos a alcanzar, lo que demuestra por otra parte que fuera del ámbito económico (ETA para extorsionar y el Estado para recaudar) ambos tienen graves carencias de autoridad y de ideas claras. Serán los tiempos que corren… 

  Juan González Barahona  

 

 

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Nos debemos haber vuelto locos todos si afirmamos ala ligera que es algo ilegal obligar a alguien a manifestarse contra la violencia y los asesinatos fascistas de ETA. Quizá sea más digno matar a un hombre sólo por sus ideas y dejar su cadaver enfriarse cuando aún es cogido de la mano de su hijo pequeño, que ha contemplado toda la escena. Debemos valorar como seres humanos racionales que es lo que queremos para la sociedad y la paz y la convivencia es algo innegociable. Quien no se adapte a estas reglas del juego que se marche. Y no me vengan con que este es su país porque si así fuera no lo mancharían tanto de sangre inocente. Jamás les saldrá bien su plan de un País Vasco sólo para ellos, como quería el cateto de Sabino Arana, recordamos el que dijo ‘Dios y leyes viejas’. Ese cuyos descerebrados descendientes alaban, mientras se autodenominan ‘izquierda abertzale’. Cosas veredes…

Comentario por Vicente Gutiérrez




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: