Periodistas


¿El chantaje de “Alakrana”?
octubre 7, 2009, 6:10 pm
Filed under: El debate
El "Alakrana" lleva días encallado frente a la costa de Somalia

El "Alakrana" lleva días encallado frente a la costa de Somalia

El pasado día 2 de octubre un grupo de piratas somalíes secuestraron el atunero vasco “Alakrana” mientras faenaban en aguas del Océano Índico. Con esto, 36 pescadores españoles quedaban en manos de unos corsarios que justifican su ataque contra el barco español porque “se encontraba pescando ilegalmente en aguas de Somalia”. Hoy los tripulantes del “Alakrana”, flanqueado por la fragata “Canarias” de nuestras Fuerzas Armadas, el francés “Germinal” y aeronaves, todos ellos insertos en la operación “Atlanta” que comanda la Unión Europea, esperan a que las autoridades diplomáticas europeas lleguen a un acuerdo con los captores para salvar las vidas de los pescadores.

Aprovechando la maltrecha situación que atraviesa el PSOE, a tenor de la encuesta realizada por el Instituto Noxa para “La Vanguardia”, de la que se deduce que el PP aventaja al PSOE en cuatro puntos en intención de voto, los representantes “populares” de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados ya han anunciado que “aunque ahora lo más importante es salvar la vida de la tripulación española, pagando si hace falta, exigirá responsabilidades a la Ministra de Defensa, a quien corresponde garantizar la seguridad de sus nacionales”. Si bien Carme Chacón señaló que “la seguridad es imposible de garantizarla al cien por cien, los barcos podrían dotarse de medidas de autoprotección como vallas y alambradas en los barcos, cañones de agua y sirenas de alta magnitud”.

Lo cierto es que, según las informaciones proporcionada por el Ministerio de Defensa, “el ‘Alakrana’ faenaba fuera del perímetro de seguridad vigilado por la operación ‘Atlanta’ en el momento del secuestro”. A partir de ese momento las autoridades nacionales ponían en marcha todos los mecanismos burocráticos con el Gobierno Provisional de Somalia para conseguir, por la vía del diálogo, “soltar” a los pescadores vascos, pero en el transcurso de la operación de salvaguardia se producía un incidente: militares de la fragata “Canarias” capturaban a dos piratas somalíes mientras intentaban tocar tierra a bordo de un esquife. Uno de ellos resultó herido de bala.

El juez Garzón, de acuerdo con la petición de la fiscalía, ya ha abierto un procedimiento por el que solicita que “ingresen en prisión los dos piratas capturados por 36 delitos de detención ilegal, robo con violencia y uso de armas en un barco español”. Las negociaciones para poner fin a este hecho, aseguró Chacón, “pueden ir para largo”. Pero, de no triunfar la vía del diálogo para liberar a los 36 españoles, España cuenta ya con “rehenes” somalíes como moneda de cambio, y no somos los únicos. Hace unas horas, otro grupo de piratas somalíes asaltaban otro barco francés sin percatarse de que pertenecía a las Fuerzas Armadas Francesas. El resultado, cinco piratas más detenidos. ¿Devolverá el Gobierno de España a los dos piratas somalíes si acuerdan la devolución de sus nacionales?; llegados a un chantaje entre piratas y diplomacia en el que los primeros pidan que liberen a sus compañeros de abordajes, ¿prevalecerá la idea de no claudicar, como con ETA, ante sus peticiones?; ¿será necesario el uso de la fuerza para acabar con el conflicto?

Es curioso que a estas horas ABC, El Mundo y El País hayan eliminado de la portada de su periódico digital cualquier información referente al “Alakrana”. En plena negociación, con 36 destinos que penden de un hilo, es como si el caso “Alakrana” no hubiera existido. Información y transparencia, por favor.

Ignacio M. Prada Gómez

Anuncios


Valores: garantía de felicidad
abril 14, 2008, 5:29 pm
Filed under: El debate

Para dar la bienvenida a todos aquellos lectores que, por casualidad, se topen con este proyecto, he pensado que la mejor forma de darnos a conocer es haciendo un breve resumen de cuáles son nuestras metas y bajo qué premisas nos movemos o actuamos. Y es que lo que últimamente más me llama la atención es que la mayoría de las asignaturas de segundo ciclo de carrera comienzan haciendo una introducción filosófica al objeto de estudio. Filosofía.

Puede que no seamos grandes conocedores de Platón o Aristóteles, pero todos llevamos un filósofo dentro. Cada uno, en su afán infinito de buscar la felicidad, se pregunta hasta la saciedad cuál es el sentido de la vida, por qué estamos aquí o qué es amor. Quizá sean tres preguntas demasiado volátiles para dar una respuesta aquí y ahora. Quizá sean respuestas que no hallemos nunca. Quizá la respuesta esté escondida en el fondo de nosotros. Quizá solamente Uno nos la quiera dar a conocer.

De cualquier modo, para aquellos que desalentados, exhaustos y tristes prefieren colocarse en la sombra de la relatividad, es mejor contarles que existe verdad. Aunque no lo crean está ahí, delante de sus ojos. Sólo tienen que desearla.

Y es que el relativismo es una corriente que se extiende. Hace peligrar las bases de la educación primaria y, si no hacemos nada por terminar con él, será el virus que reconcomerá las futuras generaciones; será el germen del círculo vicioso de la infelicidad; y nos amargará, y la indiferencia se apoderará del mundo; y el caos vendrá de visita.

Es labor de los medios de comunicación establecer unos cánones de respeto, veracidad y honestidad que impregnen toda la información. Profesar por un periodismo de calidad cuyo objetivo sea la integridad de los buenos valores. Libertad de conciencia.

Es este un lenguaje universal fruto de la corta experiencia y humilde sabiduría de un veinteañero con más buena intención que ambición en esto del Periodismo. Y no por ello menos interés en aprehender, forjarme y llegar a dirigir. Planificar estrategias de comunicación para los españoles, y poder ver sus resultados. Y mejorar cada día. Explicar la realidad desde una visión diferente fuera de partidismos. Precisamente este blog es para eso. Despojarnos del peso de tener que trabajar para una empresa de comunicación afín a un partido político, o de una empresa capitalista cuyo objetivo sea ganar más y más.

Aquí hacemos apología de los valores que nunca morirán. Los valores de libertad. Aquellos que podrán mejorar el mundo.


Ignacio M. Prada Gómez