Periodistas


Arriba el blog habanero by cristinagrr
mayo 15, 2008, 12:23 pm
Filed under: El debate

Nunca hubiese imaginado que un trabajo para clase me pudiese reportar tantas satisfacciones, estoy aprendiendo casi más leyendo los blogs de mis compañeros que con determinadas asignaturas de la carrera. Desde este post quiero dar la enhorabuena a todos los que se han lanzado a crear un blog. Algunos me han interesado desde el punto de vista temático, otros por el lado creativo y del diseño, y otros porque han conseguido remover dentro de mí sentimientos que siempre me van a acompañar; los sentimientos por una ciudad: La Habana, que tan hondo caló dentro de mi.
   En éste sentido destaco el blog del compañero Raúl Bustamante, http://lagrimasdekoala.blogspot.com, Creo que todos vinimos encantados de nuestro viaje de fin de carrera a Cuba, nosotros íbamos con ganas de disfrutar, y ellos nos lo pusieron muy fácil pero, si algo hay que destacar es la personalidad cubana. Como el propio Raúl relata en cu blog, yo también pude mantener largas conversaciones con cubanos de pro, relación que sigo manteniendo pese a las dificultades que el régimen cubano les aplica para el acceso a la web. Aún con ello, mi primo Pablito (como el quiere que le llame) se muere por recibir noticias de España, y no cesa en su intento de acercarse a las pocas cibersalas que existen en la Habana para mandarme un mail. Lo del primo Pablito tiene historia. A Pablo le vino al dedo que yo me apellidase Romero como él, porque decía que si nos parase la policía y nos pidiese la documentación a él no le pasaría nada porque diríamos ser familia, de otra manera las autoridades intentarían evitar que un cubano de la calle molestase el disfrute de los turistas.
Esta es sólo una de las razones que justificaban mi modo de ser con ellos, no molestaban, para nada, nos estaban ofreciendo la posibilidad de llegar a conocer la Habana desde dentro. En fin, que muchas gracias Raúl, ya se que siempre que me venga la nostalgia cubana tendré un lugar donde poder explayarme.

 

Anuncios


Ultimátum: Doce minutos de publi a la hora, y no más by cristinagrr
mayo 9, 2008, 5:46 pm
Filed under: El debate | Etiquetas: , , , ,

Si aprovechabas las pausas publicitarias para ir al baño, hacer la cena o tender la ropa, ándate con ojo que, si todo sale según lo reglamenta la Directiva Europea de Televisión sin Fronteras, las televisiones no podrán emitir más de doce minutos de pubicidad por hora. De no cumplirlo, nuestro país podría acabar ante el Tribunal de Justicia Europeo.

 

Un plazo de dos meses es el tiempo del que disponen las autoridades españolas para adaptarse a la normativa si no quieren ser sancionados por el Tribunal de Justicia de la UE. ‘Apelo a las autoridades españolas a que actúen de urgencia para ponerse de acuerdo con el derecho europeo’, solicitaba la Comisaria Europea de Sociedad de la Información y Medios, Viviane Reding.

 

Lo que está claro es que España ha interpretado la normativa de publicidad en televisión de manera independiente a las pautas aplicadas en el resto de Europa. Nuestra interpretación del paisaje audiovisual publicitario varía en tiempos y franjas.

De manera que, microespacios publicitarios, anuncios de telepromoción, o publirreportajes hacen rebasar el límite de los 12 minutos por hora de reloj que fija la directiva. En estos casos, España aplica otro límite establecido por la normativa nacional (17 minutos a la hora). Ahora eso se va a acabar, en total, e independientemente del formato adoptado para anunciarse, no deberán rebasar los 12 minutos por hora.

 

La Comisaria insistía en que ‘todos los anuncios publicitarios o de telecompra, tanto si se les llama telepromociones, publirreportajes u otra cosa, deben contabilizarse en los 12 minutos por hora de reloj’. ‘Cualquier otra interpretación sería denegar el respeto debido a los telespectadores y los ciudadanos’, añadía.

 

Esta no es la primera vez que se nos tiene que tirar de las orejas. Bruselas ya abrió un expediente contra España en julio de 2007, en el que indicaban que las grandes cadenas de televisión nacionales estaban realizando ‘violaciones numerosas y frecuentes’ en el campo publicitario. En dicho expediente a parte de reincidir sobre el exceso de los doce minutos de publicidad se establecía otra regla que obligaba a establecer un intervalo mínimo de 20 minutos entre cada pausa publicitaria. Las autoridades españolas contestaron a este expediente en octubre de ese mismo año, pero ‘rehusaron ajustar su interpretación a la defendida por la Comisión’, lo que ha obligado a ésta a seguir adelante con la segunda fase del procedimiento. Así, y cuatro meses después de la entrada en vigor de la nueva directiva de medios audiovisuales que impuso los doce minutos como cifra límite, desde la CE vuelven a contraatacar, debido al incumplimiento de la restricción.

 

A la rebeldía española se suma la italiana que también está sancionada desde diciembre por los mismos hechos. En este sentido y, desde el gobierno español, ya han señalado estar trabajando por una transposición rápida de la ley, ajustados al hecho de que todos lo estados miembros disponen hasta el 19 de diciembre de 2009 para trasponer la nueva directiva a sus legislaciones nacionales.



“Rebobine, por favor”- Be kind, rewind by yuffiee
mayo 7, 2008, 5:31 pm
Filed under: La crítica

Madrid, mayo 2008

E

l director Michel Grondy vuelve a las pantallas con el recién estreno de su última película “Rebobine, por favor”. Gondry, ganador de un Óscar en 2005 al mejor guión original por la cinta “Olvídate de mí”, nos narra, en forma de comedia, la vida de los empleados de un videoclub.

El Señor Fletcher (interpretado por el incombustible Danny Glover) es dueño de un pequeño videoclub que están apunto de desahuciar por problemas económicos. Para evitar el desalojo, el Señor Fletcher se marcha unos días con el objetivo de estudiar otras estrategias de marketing, por lo que pondrá de encargado a Mike, su único empleado (Mos Def). Todo va bien hasta que Jerry (Jack Black) acaba magnetizado al intentar sabotear la planta eléctrica sin éxito y sin querer borra todas las cintas de VHS del establecimiento. Para mantener la escasa clientela, Jerry y Mike deciden realizar remakes de las películas para sustituir a las originales, pero no esperaban que sus remakes tuviesen tanto éxito entre el público.

El film cuenta con un guión muy fresco y bastante surrealista muy típico en este director, sólo hay que observar su filmografía (la citada anteriormente “Olvídate de mí”, “La ciencia de los sueños” o “Human Nature”). El punto fuerte de la película se centra en su reparto. El actor cómico Jack Black y el rapero Mos Def demuestran con sus interpretaciones que están entre los mejores a la hora de hacer reír al público. Esa virtud queda reflejada en las escenas que comparten en la pantalla ya que son auténticas locuras humorísticas.

Por su parte, Danny Glover, antiguo compañero de Mel Gibson en la saga Arma Letal, es quien se encarga de poner ese puntito de emotividad a la película. Su interpretación como el dueño del videoclub es sublime, creando de esta forma un personaje entrañable y a su vez con mucho carácter. Da igual en qué género trabaje Danny Glover, su sola presencia le da calidad a la producción. El gran electo de actores que posee lo cierra dos grandes actrices como son Mia Farrow, ex-mujer de Woody Allen, y Sigourney Weaver.

Cabe destacar que el director ha hecho en este film una especie de tributo a las grandes películas del siglo o éxitos de taquilla. Son los casos de “2001: Una odisea en el espacio”, Paseando a Miss Daisy” o “Carrie” entre otros tantos.

Si desean pasar un rato agradable, salga de casa, diríjase al cine, compre una entrada para ver “Rebobine, por favor” y ríase todo lo que pueda sin que se atragante con las palomitas. ¡Qué lo disfruten!

Andrés Romero Cruz



El camino a la paz by yuffiee
mayo 5, 2008, 8:18 pm
Filed under: El debate
 

Madrid, 5 de mayo de 2008

 

A mí se me ocurren sólo tres vías para acabar con el terrorismo de ETA, todas igual de legítimas. La primera, es aceptar los términos de la lucha en clave de guerra, y por tanto, la adopción por parte del Estado de un papel de contendiente activo en una guerra total, en igualdad de condiciones tácticas aunque con una ventaja clara por parte del soberanismo español. En este caso, la guerra se extendería por supuesto al bloqueo económico y político de todo el entorno de ETA (algo que el “Estado de Derecho” intenta de malas maneras), pero sin miramientos burocráticos. Pero sobretodo, la guerra implicaría la ley del Talión, violencia por violencia, muertos por muertos, etc. Está primera opción se ve casi descartada por el dilema moral que plantea, los derechos humanos que probablemente se violarían (España no es Israel y no tiene ciertos privilegios), con recuerdos oscuros de un pasado de represión social y la pusilanimidad general de la población para afrontar una guerra.

 

Una alternativa a la anterior, menos belicosa, es seguir los pasos de la senda actual, que se ha cobrado bastantes vidas y pocos avances, pero que puede resultar a largo plazo, quizás con  un sufrimiento acumulado equiparable al de una guerra. Esta opción consiste en una lucha dentro del denominado Estado de Derecho, sin preocuparse lo más mínimo por las reivindicaciones políticas y sociales del oponente, presionando al entorno de ETA, rozando la ilegalidad (como es obligar a condenar la violencia, un acto que aunque moral, concierne al terreno de la libertad de conciencia, algo inviolable) y desgastandola con una persecución judicial cuasi infinita, pues las condenas son lentas, tediosas y tan cortas que la reproducción de elementos subversivos se produce a un ritmo similar, sino mayor. Además, la presión, como la represión, crea un entorno social desfavorable que promueve el odio y el apoyo a la causa. Por tanto esta senda tiene la ventaja de andar con pies de plomo por la esfera legal, pero los inconvenientes de alargar la lucha, pues hace prender la llama de las ideas, al no encontrar el Estado su lugar como baluarte ideológico de la Nación, ya que ese lugar está hoy día reservado a los que ostentan el poder económico.

 

Por último, una tercera ruta sería algo parecido a lo  que ha intentado el gobierno de la VIII Legislatura de España con el llamado «proceso de paz», mediante la negociación con la banda y su entorno. Sin embargo, esta opción ya ha sido probada varías veces por casi todos los gobierno de la democracia española, ya que la organización terrorista ha anunciado hasta hoy al menos en diez ocasiones el cese de sus acciones violentas de forma total o parcialmente, con acercamientos muy próximos en las conversaciones de Árgel (1989) o en 1998, después la Declaración de Lizarra, ETA anunció, primera vez que anunció un cese de la violencia total, “unilateral” e “indefinido”, tras lo cual el Gobierno de Aznar dialogo en Suiza. Negociar es para muchos rendirse. Aunque  no es así, aunque si implica ceder. El Estado debe poner en una balanza el valor de la paz y el de lo que cede para evaluar si merece la pena un movimiento en tal sentido. Sin embargo, las negociaciones últimas no tuvieron éxito por dos simples razones: ni ETA ni su entorno, así cómo el Estado y la sociedad española tenían claro que querían, no había unidad en las reivindicaciones ni los objetivos a alcanzar, lo que demuestra por otra parte que fuera del ámbito económico (ETA para extorsionar y el Estado para recaudar) ambos tienen graves carencias de autoridad y de ideas claras. Serán los tiempos que corren… 

  Juan González Barahona  

 

 



Enfermos de información by cristinagrr

Madrid, 29 de abril de 2008

 

“Los países democráticos cultivan las artes que sirven para facilitar la vida, más que las que tienen por objeto ornamentarla”. Los artistas de las sociedades aristocráticas perfeccionaban sus artes según ciertas tradiciones establecidas, pero en las democracias “lo que se busca generalmente en las producciones de la mente es el placer fácil y la información sin esfuerzo”. En consecuencia, añadía, surgen “muchos productos imperfectos”que “sustituyen el sentimiento y el pensamiento por la representación del movimiento y la sensación. […] El estilo a menudo será fantástico, incorrecto, recargado e impreciso, casi siempre vehemente y llamativo. Los autores buscarán la rapidez de ejecución más que la perfección del detalle. […] Habrá más ingenio que erudición, más imaginación que profundidad. […] El objeto de los autores será asombrar más que complacer, y sacudir las pasiones más que satisfacer el gusto”.

Estas palabras de Alexis de Tocqueville, en su valoración de los medios de comunicación en Estados Unidos, extraídas tras su visita al país en 1830 e  incluidas en el libro de Todd Gitlin “Enfermos de Información: De cómo el torrente mediático está saturando nuestras vidas”, resume lo que el autor va desgranado a lo largo de la obra y lo que para mí son hoy día la definición de la cobertura que como profesionales realizamos para los medios, y la influencia y saturación que como público recibimos de los mismos.

 

Gitlin utiliza la expresión “torrente mediático” porque indica que cuando no estamos durmiendo, ni trabajando, gastamos nuestro tiempo con los medios de comunicación, y ya ni trabajando nos libramos dice “porque también en el trabajo accedemos voluntaria o involuntariamente a los contenidos de los medios”. Comparto con el autor cada una de sus reflexiones, adaptándolas al 2008, porque aunque parezca mentira, se podría decir que el libro ha quedado desfasado en sólo tres años, ya que las tecnologías han avanzado rápido y mientras el se quedaba en hablar de discman, ahora hablamos del MP3, MP4, IPOD y todo tipo de reproductores móviles.

 

Vivimos en la sociedad del sentimiento y de la sensación más que de la información. Queremos un entretenimiento espectacular, aunque verosímil, más que informativo. Cultivamos la curiosidad dejando el espíritu de la información aislado. Es impensable no pensar sin que nuestra mente relacione ideas con lo que hemos visto a través de cualquier medio, porque los hombres somos egoístas por naturaleza y porque los medios (por su carácter mercantilista) se han hecho para complacer las necesidades del yo privado, que cada vez más se disfrutan en el ámbito público.

 

Los medios nos aislan, y a su vez nos sociabilizan, la portabilidad, miniaturización y accesibilidad de los medios han hecho que los aparatos electrónicos se conviertan en un complemento más de nuestro atuendo o un accesorio más imprescindible en nuestro bolso. El ejercicio más práctico para poner a prueba esta teoría es viajar en metro, es imposible no encontrarse a nadie sin escuchar música por algún aparato reproductor, jugar con un pequeña videoconsola, intentar hablar por móvil en las estaciones con cobertura o anotar en su agenda electrónica los planes de la semana. Todo ello sin tener acceso a WIFI, no quiero ni pensar en lo que se van a convertir los autobuses de la EMT si la propuesta del ayuntamiento de Madrid sale a flote y se incrementa este servicio para los usuarios de los autobuses públicos.

Parece como si estuviésemos desprotegidos o desamparados por salir a la calle y no tener un acceso rápido a Internet, pero no es eso, sino que estaríamos atrasados con respecto a lo que otras capitales europeas ya han implantado, y esto es sólo un ejemplo. Gitlin habla de la era del turbocapitalismo para definir la velocidad de la era en la que vivimos, en la que Internet es el rey al convertirse en un máquina de autoaceleración constante.

 

La información que hoy recibimos no nos llega a través de la vista en forma de textos, como ocurriese en sus inicios, sino que nos entra por los cinco sentidos con un explotación al máximo de imágenes y sonidos. Los medios, no son la tele, los periódicos o la radio. Hoy todo forma parte de una red cerrada donde los exteriores, la publicidad, los carteles, las tiendas, el merchandaising o los videojuegos contribuyen a incrementar el flujo económico planteado por los primeros, o respectivamente; esto responde a lo que gran parte de los elementos de la cultura contemporánea han evolucionado como respuesta al torrente, a su enormicidad, omnipresencia y velocidad; todos somos conscientes de su importancia pero nadie alcanzamos a estimar el inmenso espacio que ocupa en la vida cotidiana.

 

Inmersos en este espacio mediático y educados en la cultura de la industria cultural, no nos queda más que explotar nuestro carácter crítico para no vernos arrastrados por la corriente del torrente. Aunque creemos estrellas, tenemos que saber adoraralas como fans y catapultarlas como críticos cuando así lo merezcan.

 

La noticia televisiva influye de forma significativa en los criterios que emplea la gente para juzgar el mundo real. Todos lo hemos oído alguna vez: “ si lo dice la televisión, será cierto”. Ante esta mentira universal,( aplicable a todos los medios, porque no nos olvidemos, la objetividad real no existe), lo único que tenemos que asegurarle al espectador es, una educación para que mantenga las distancias con lo que entre por sus sentidos a través de los medios, y dejar el marrón de dilucidar a su capacidad de raciocinio. Es esta la única forma con la que poder contraatacar otra idea que aporta el libro en la que destaca que “la televisión es un agente de estupefacción, un chupete que nos convierte en niños, paralizando las facultades analíticas, rebajando nuestro nivel intelectual, reduciéndonos a la categoría de teleadictos que se regodean de su patética condición”.

 

Este control al estilo gran hermano de 1984, no hace más que crear en nosotros la tendencia paranoica de que nos están grabando y vigilando por todos lados, para hacer de nosotros frutos de consumo. Buscan estudiar al máximo nuestras pautas de comportamiento para idear los productos más afines a cada uno de los roles sociales; y para ponerlo más fácil, en ocasiones somos nosotros mismos los que nos prestamos a ello. Un negocio éste que nosotros provocamos, del que nos lucramos, saboreamos, y que lo queramos o no se ha convertido en el eje de nuestras vidas, o al menos en pieza fundamental que ayuda a definirlas.

 

No nos conformamos con disfrutar de los medios, sino que queremos salir en los mismos, e incluso crear los nuestros propios, así los blogs son la puerta al futuro periodismo. Somos sujetos y objetos de las percepciones que a la vez vendemos y compramos.

 

 

 

 Cristina Gómez-Rico



Una medida de 24 horas by cristinagrr
abril 28, 2008, 10:55 pm
Filed under: El debate | Etiquetas: , , , , , ,

Madrid, 28 de abril de 2008

S

i

 de censura va la cosa, cuanto más breve mejor. La recién nombrada ministra de Defensa Carme Chacón, ha sido capaz de dar marcha atrás en sólo 24 horas a una medida que cuanto menos, alejaba su actuación de la línea progresista del gobierno.

 

El jueves conocíamos como desde Defensa, restringían el acceso a personal civil y militar a determinadas web deportivas y de ocio, con la intención de evitar la saturación de la web. Los perjudicados de ésta medida en primer lugar los websites de acceso denegado: marca, as, Interviú, e-bay; foros y blogs, y en segundo lugar el personal del ministerio que de buenas a primeras veían como su jefa planteaba la primera de las medidas de esta legislatura.

 

Si presumimos de las libertades de información que ofrece la red de redes, y las posibilidades de participación a través de foros y blogs. ¿De que nos sirven estas medidas si luego el gobierno las va a prohibir? Vale si, están trabajando y deben de estar centrados en el trabajo pero, ¿es esa un medida coherente?

 

Antes que nada es una medida anticonstitucional, pues el artículo 20 respalda la libertad de información, y con esta medida se estaba actuando en contra de la ley. Quizás por eso, Chacón necesitó solo un día para rectificar. Pero ¿fue realmente el cumplimiento de la ley lo que hizo cambiar de opinión a la ministra o fueron presiones económicas y editoriales? El diario Marca anunciaba el viernes que desde Defensa habían dado marcha atrás a la medida, ajustándose según ellos, al clamor popular que así lo exigía. Si pensamos un poco, As pertenece a Prisa, grupo multimedia de izquierdas por excelencia, y Prisa pesa en el PSOE…

 

 Cristina Gómez-Rico

 



Juego fuera de control by yuffiee

 

Juegos Olímpicos Beijín 2008

Madrid, abril de 2008

Desde

 que en 1896 el Barón de Coubertain propusiera el renacimiento de los Juegos Olímpicos, cada cuatro años (con las excepciones de 1916, 1940 y 1944 debido a la I y II Guerra Mundial), una ciudad se convierte en protagonista mundial, con todo lo que ello conlleva. Se le da a su país la oportunidad de demostrar sus bondades y progresos con la excusa de acoger el acontecimiento deportivo más importante del planeta.

 

Ciertamente es el mayor evento dedicado al deporte, pero también es mucho más. Los Juegos Olímpicos suponen una ventana para presentar al mundo lo mejor de un país, su gobierno, su pueblo y sus costumbres. Y un escaparate para que las más grandes firmas multinacionales exhiban a lo grande sus millonarias campañas de patrocinio.

 

El año 2008 es un año olímpico. Beijín ultima los preparativos para acoger la celebración de los Juegos Olímpicos, que comenzarán el próximo mes de agosto. Pero a falta de cuatro meses, al Gobierno chino se le están empañando los cristales de su ventana. Con la polémica por las violentas protestas del pueblo de Tíbet contra el gobierno de China y la igualmente violenta respuesta de éste hacia los manifestantes tibetanos, el mundo ya ha visto un poco de lo peor de este país y su Gobierno.

 

Mientras los medios oficiales y oficialistas del Gobierno chino han intentado minimizar las consecuencias de este desastre, la prensa extranjera ha recopilado imágenes e información que muestran la faceta no censurada de este suceso. Un acto que ha costado la expulsión de los corresponsales extranjeros.

 

Frecuentemente, los medios de comunicación occidentales informan sobre las diversas formas de censura que China aplica tanto a sus medios de comunicación como a los usuarios de éstos, incluso a través de los blogs de Internet, a pesar de que la libertad de prensa está recogida en la Constitución china.

 

Tras la experiencia que los medios occidentales han vivido con la cobertura de las manifestaciones en Tibet, ahora desconfían de que en los Juegos Olímpicos puedan actuar con ‘manga ancha’, tal y como se les prometió desde Beijín meses atrás.

 

China sabe que tiene la oportunidad de mostrarse como un próspero país. Y sabe que la imagen que se proyecte internacionalmente va a depender del trato que dé a los medios de comunicación extranjeros. Entre periodistas y visitantes, quienes con las nuevas tecnologías (móviles, cámaras…) pueden recoger testimonio, en agosto ya no se podrá controlar el juego. 

 

Silvia Loro Martín-Gil. Periodistas- Young Journalism